Consejos para el correcto cuidado del cuero

La moda actual y nuestro estilo de vida han favorecido la presencia cada vez mayor de las prendas de cuero en nuestro vestuario. Y es que este material es versátil y duradero. Acá te dejo algunos consejos para el correcto cuidado del cuero, que nunca están de más y que permitirán que tus prendas te acompañen por muchos años, luciendo siempre como nuevas.

Lleva tus carteras con poco peso

El cuero es un material flexible. Perderá su forma con el peso y la humedad. Si por alguna razón el bolso se humedece, agradecerás si está liviano, ya que mientras mas peso lleve puede estirarse en mayor grado. Carga sólo lo necesario. Tu bolso y tu espalda lo agradecerán.

Lee bien la etiqueta de la prenda

Casi todas las prendas traen en la etiqueta las instrucciones para su limpieza correcta. No todas las pieles son iguales. Cada chaqueta o cartera va a requerir de diferente cuidado del cuero, según su tipo. Esto es muy importante con la gamuza y el cuero sin tratar

Lustra de vez en cuando las piezas de cuero

La acumulación de polvo puede hacer aparecer grietas en el cuero. Retira el polvo con un paño seco o una escobilla suave. Profundiza limpiando con un trapo húmedo. Pasa el paño con movimientos circulares y en forma suave. El cuero rústico puede limpiarse con un paño humedecido en una solución jabonosa suave.

La gamuza requiere de cuidados especiales. Usa una esponja seca o frota con borrador de papa.

Selecciona adecuadamente los productos para la limpieza y cuidado del cuero

Aplica un acondicionador. Prueba primero el producto en un área pequeña y que quede fuera de la vista. Espera algunos minutos para retirarlo y revisa el área para verificar que la piel no se ha deteriorado

Los bálsamos especiales para el cuero aportan brillo. Es especialmente recomendable aplicarlos si tienes tiempo sin usar la prenda.

Deja que el cuero se seque

Antes de aplicar una crema hidratante o bálsamo, las prendas de cuero mojadas deben secarse naturalmente en un lugar fresco y bien ventilado. No las expongas al calor

Haz que las prendas de cuero sean resistentes al agua

Existen en el mercado diversos protectores de cuero o productos impermeabilizantes, pero debes leer cuidadosamente su etiqueta antes de comprarlos. Un polímero de silicona o acrílico en atomizador pueden ayudar a preservar el brillo y la apariencia del cuero. No es recomendable usar productos a base de aceite o cera, debido a que pueden afectar el color, la duración, el olor y el brillo de la piel.

Para guardar tus piezas de cuero, utiliza un colgador de ropa. No uses pinzas, que ejercen una gran presión sobre un área pequeña. Esto podría dejar marcas. Protege de la humedad, el calor y la luz directa del sol.

No:

  • No guardes tus prendas de cuero en bolsas plásticas. Las encontrarás llenas de hongos o moho cuando quieras usarlas. Utiliza bolsas de tela.
  • Nunca laves una pieza de cuero en la lavadora ni la seques en la secadora.
  • No coloques etiquetas adhesivas en tus prendas de cuero. El contacto con la pega puede deteriorar o decolorar la piel.
  • No permitas el contacto con perfumes, lociones, insecticidas o naftalina. El cuero absorberá el olor.

Si:

  • Limpia al seco las prendas de cuero antes de guardarlas por largos períodos.
  • Si una prenda de piel está manchada es preferible llevarla a limpiar con un profesional.
  • Limpia al mismo tiempo las prendas y accesorios que usas juntos, ya que los productos limpiadores pueden alterar su color.
  • Alterna el uso de zapatos y carteras de cuero para prolongar su vida útil. Si los usas todos los días se deteriorarán rápidamente.